Si la idea de utilizar gotas para las ojos hace que sus manos tiemblen y su corazón se acelere, no está solo.

Muchos niños y adultos necesitan aplicarse diariamente gotas para los ojos, pero pocos se sienten seguros al hacerlo. Aprender la técnica adecuada es el primer paso, pero algunos pacientes necesitan ayuda adicional para controlar sus miedos.

Estos son algunos consejos aprobados por oftalmólogos para aliviar la ansiedad por las gotas para los ojos y mejorar el éxito.

Sí, realmente SÍ necesita utilizar sus gotas para los ojos

Las gotas para los ojos pueden ayudar a tratar afecciones oculares comunes como la miopía, la enfermedad de ojo seco, el glaucoma y otros. Los oftalmólogos también prescriben gotas para prevenir infecciones y promover la curación después de una cirugía ocular, y para dilatar o adormecer los ojos durante un examen oftalmológico completo.

Pero la ansiedad, las manos inestables y otros desafíos impiden que los pacientes, de todas las edades, reciban la cantidad correcta de medicamento en los ojos.

“En el mejor de los casos, la falta de gotas para los ojos significa que el paciente no obtiene el beneficio que busca, y puede tener molestias o una función visual deficiente. 

No aplicarse las gotas para los ojos después de la cirugía también puede comprometer su salud.

"Para los pacientes postoperatorios, no recibir gotas anti-inflamatorias y antibióticas, podría provocar un retraso en la cicatrización o infecciones graves", sostiene la Dra. Laura B. Enyedi, miembro de la Academia y oftalmóloga pediátrica.  

Convencer a los niños para que lo dejen aplicarle las gotas para los ojos

Los bebés y los niños pequeños se pueden envolver en una manta para facilitar la aplicación de las gotas, pero los niños en edad preescolar y de escuela primaria suelen ser pacientes más difíciles. Son lo suficientemente mayores para entender lo que está pasando, dice la Dra. Enyedi, pero no lo suficientemente maduros para razonar con ellos. Los niños y adolescentes con necesidades especiales, incluido el autismo o los trastornos del procesamiento sensorial, pueden dar la mayor batalla.

Consejos para aplicar gotas para los ojos a los niños sin drama o trauma:

  • Antes de comenzar, revise la forma correcta de aplicar las gotas en los ojos para que pueda hacerlo de forma segura y efectiva.
  • Sea honesto con los niños. La mayoría de las gotas arden un poco, en especial después de la cirugía, y es importante mantener la confianza del niño.
  • Consiga un compañero que le ayude. Una persona puede sujetar al niño mientras la otra le aplica gotas.
  • Actúe relajado. Los niños más pequeños seguirán sus señales y lenguaje corporal.
  • Hacerlo rápidamente con una fuerza contundente para los niños que no cooperan; la negociación puede aumentar la ansiedad tanto para el padre como para el niño y es probable que un niño reacio nunca esté “listo”.
  • Mostrar y hablar sobre el juguete favorito del niño puede ser algo cooperativo pero travieso.
  • Si el niño no abre los ojos, pídale que se acueste y ponga un charco de gotas en la esquina interior del ojo. Luego, utilice las dos manos para separar los párpados superior e inferior, para ayudar a que el medicamento invada el ojo.
  • Si el niño duerme profundamente, puede aplicar gotas suavemente durante la siesta o por la noche.
  • Si se preocupa acerca de la sobre-medicación, puede estar seguro de que, por lo general, es seguro si llegan al ojo más gotas de las requeridas. También puede disminuir la cantidad que se absorbe presionando con el dedo en la esquina interior entre el ojo y la nariz después de administrar las gotas.

https://www.aao.org/salud-ocular/consejos/miedo-las-gotas-para-los-ojos-consejos-para-ni%c3%b1os-